jueves, enero 19, 2006

Los árboles de la ciudad



La continuidad.
Cuadras de arboleda, una plaza, otra, árboles nuevamente, caminar la ciudad y sus árboles sigue siendo un placer gratuíto y necesario.
Contra el pavimento, el ruido del tráfico, la sombra dura y el sol despiadado: caminar entre las hojas, escuchar el viento en las ramas, el zorzal y el chincol, disfrutar la sombra y la luz tamizada por la fronda.

La memoria.
No es usual que se confiera a los árboles de la ciudad un carácter patrimonial, normalmente esta categoría esta reservada a las construcciones. Un árbol se considera transitorio, mientras que las construcciones guardarían la memoria de la ciudad a través del tiempo.
Sin embargo, al recorrer nuestra ciudades, afectadas por la demolición-edificación de sus centros y barrios históricos, buscando los recuerdos (imágenes) de 20, 40 o 60 años atrás, nos encontramos con los árboles, sobrevivientes de la primera mitad del siglo pasado.
A veces es una araucaria, o un ceibo nacidos en uno de los jardines de las casonas de Viña del Mar, que hoy se yerguen entre edificios de departamentos. A veces sólo la gran arboleda de la calle nos permite el reconocimiento: aquí estoy, aquí estuve... Viña del Mar, Limache...

7 comentarios:

Guillermo Baeza Correa dijo...

El patromonio urbano de la ciudad, lo inmueble, se demuele semana a semana, y asi vamos perdiendo hitos dentro de la ciudad, hace poco desapareció el antiguo edificio que albergó el INACAP con más de 3.000 m2 edificados, antes en la misma calle Alvarés había caido el edificio que cobijó por última vez el Instituto Chileno Francés, como alguna vez lo hicieran frente a la Plaza Sucre la casa Taforo en donde funcionó el Goethe Institut y la casona del Chileno Británico, con ellos murió parte de la vida cultural de la ciudad que aún no se ha recuperado, hace poco en Reñaca una vieja casa en medio del verde, que tenía la forma de una embarcación con la proa mirando hacia la playa encayó igual, en medio de picotas y chuzos al igual que esas otras grandes construcciones que debieramos haber preservado.

John Parada Montero dijo...

q belleza nos dan esos árboles a los viñamarinos. Nos vemos en la junta bloggera. saludos.

Fiorella Vélez Pepe dijo...

Las calles con arbolés ordenados y frondosos nos hacen de nuestras caminadas algo mas agradable, el ruido de las hojas y la alfrombra amarillenta en otoño forman parte de nuestros paseos habituales en invierno...pero a veces un árbol, solo un árbol forma parte de la identidad de un lugar como los que habian en la Av. Perú o los árboles con troncos chuecos del Jardín Botanico.

Anónimo dijo...

QUE PENA MAS GRANDE QUE VIÑA VAYA PERDIENDO IDENTIDAD Y SE VAYA PARECIENDO MAS A SANTIAGO, ESA AVDA
ALVAREZ VIANA ES IGUAL A LA ALAMEDA, YA VIENEN LOS EDIFICIOS DONDE LA GENTE VIVE COMO HORMIGA, LAS CALLES SE HACEN INSUFICIENTE Y LOS TACOS CARACTERISTICA DE RUIDO Y STRESS, QUE SERA DE LOS QUE QUEREMOS VER MAS VERDE?

Equipo Ventana Verde dijo...

Identidad, patrimonio y belleza. Tres conceptos reunidos en la percepción de los viñamarinos y amenazados por el desarrollo.
Volveremos a abrir la Ventana Verde sobre los barrios más tradicionales para seguir esta conversación.

TeRcEr OjO dijo...

Que bueno haberte podido ayudar
Salu2

edgardo fagerström dijo...

Coincido en cuanto a la graandeza que aportan los arboles al paisaje urbano y en esa perspectiva echo de menos mas arboles en otros sectore de la comuna pensando que el deficit de area verde en la comuna es muy alto, comparando lo 10 a 13 m2 que recomienda la OMS de area verde por habitante.